jueves, 30 de enero de 2014

Quemaduras.

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano[] o animal. Ocupa aproximadamente 2 m², y su espesor varía entre los 0,5 mm (en los párpados) a los 4 mm (en el talón). Su peso aproximado es de 5 kg. Actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como sistema de comunicación con el entorno, y éste varía en cada especie. Anatómicamente se toma como referencia las medidas estándar dentro de la piel humana. También es conocido como sistema tegumentario. La biología estudia tres capas principales que, de superficie a profundidad, son:
  • la epidermis 
  • la dermis 
  • la hipodermis
Una quemadura es un tipo de lesión en la piel causada por diversos factores.

El tratamiento inmediato como medida de primeros auxilios para las quemaduras leves consiste en sumergir el área afectada en agua fresca para enfriar los tejidos quemados.

Primer grado

Las quemaduras de primer grado se limitan a la capa superficial de la piel epidermis, se las puede llamar eritema o epidérmicas. Este tipo de quemadura generalmente las causa una larga exposición al sol o exposición instantánea a otra forma de calor (plancha, líquidos calientes).

Signos clínicos:
  • Ampollas intradérmicas (microscópicas).
  • Enrojecimiento de la piel, piel seca.
  • Descamación y destrucción de las capas superficiales o solo enrojecimiento.
  • Dolor intenso tipo ardor. Inflamación moderada. Gran sensibilidad en el lugar de la lesión.
Segundo Grado

Las quemaduras de segundo grado se dividen en:
  • Superficiales: Este tipo de quemadura implica la primera capa y parte de la segunda capa. No se presenta daño en las capas más profundas, ni en las glándulas de sudor o las glándulas productoras de grasa. Hay dolor, flictena o ampolla.
  • Profunda: Este tipo de quemadura implica daños en la capa media y en las glándulas de sudor o las glándulas productoras de grasa. Puede haber perdida de piel, carbonización.
Tercer grado

Una quemadura de tercer grado penetra por todo el espesor de la piel; incluyendo nervios, vasos sanguíneos, linfáticos, etc. Se destruyen los folículos pilosebáceos y las glándulas sudoríparas, se compromete la capacidad de regeneración. Este tipo de quemadura no duele al contacto, debido a que las terminaciones nerviosas fueron destruidas por la fuente térmica.

Signos:
  • Pérdida de capas de piel. 
  • A menudo la lesión es indolora, porque los nervios quedan inutilizados (puede que el dolor sea producido por áreas de quemaduras de primer grado y segundo grado que a menudo rodean las quemaduras de tercer grado). 
  • La piel se ve seca y con apariencia de cuero. 
  • La piel puede aparecer chamuscada o con manchas blancas, cafés o negras. 
  • Ruptura de piel con grasa expuesta. 
  • Edema. 
  • Superficie seca. 
  • Necrosis. 
  • Sobreinfección.
Causas:
  • Fuego. 
  • Exposición prolongada a líquidos calientes. 
  • Contacto con objetos calientes o electricidad. 
  • Explosiones.
Cuarto Grado

Hay daños de músculos y huesos. Suelen presentarse en quemaduras por frío extremo y congelación. Puede desembocar en necrosis y caída de las extremidades (brazos o piernas).

Algunas quemaduras por frío pueden ser usadas con propósito beneficioso en medicina, por ejemplo para eliminar colonias bacterianas o víricas sobre la piel, usándose generalmente el nitrógeno líquido (-196 °C) para este fin.

Anexos:


Piel humana.


Quemadura de primer grado.


Quemadura de segundo grado.


Quemadura de tercer grado.

Quemadura de cuarto grado.

1 comentario: