domingo, 23 de febrero de 2014

El Suicidio.

Con respecto a su historia y las religiones:

El suicidio se ve en todas las clases sociales desde la antigüedad, sin embargo, con el pasar del tiempo la sociedad ha cambiado su visión con respecto a este tema, y su frecuencia de su práctica.

En la Europa antigua, el suicidio era considerado, muchas veces, un acto honroso. Los romanos admitían muchas razones para su práctica, incluso el algunos filósofos lo engrandecían, diciendo que éste era el último acto de una persona libre. En cambio para otros filósofos; cristianos y católicos: el suicidio era y, como hoy, sigue siendo un pecado.

Durante la edad media, la Iglesia Católica consideró que el suicidio era como un homicidio y que atentaba contra la facultad divina de disponer de la vida. Como consecuencia, el cuerpo del suicida no podía ser enterrado en suelo sagrado. A partir de la Revolución Francesa de 1789, los castigos prescritos, por el derecho penal canónico, para las tentativas de suicidio, fueron desapareciendo de las legislaciones europeas. No obstante, estos países y la mayoría de los estados americanos crearon códigos penales para castigar severamente la inducción al suicidio.

Actualmente la situación legal con respecto al suicidio ha cambiado, porque se ha tratado de dar mayor comprensión a las causas psicológicas que llevan a la persona a tomar esta determinación.

Visto de un punto de vista técnico podemos analizarlo de la siguiente forma:

Acción por la cual una persona acaba con su propia vida de forma voluntaria. Se clasifica como conducta autodestructiva, la acción puede conducir directamente a la muerte o puede ser un intento, pero siempre existe una acción letal en su misma esencia. Es importante tener en cuenta que este acto el individuo lo comete deliberadamente sabiendo el resultado (la muerte).
Emile Durkheim –sociólogo francés- lo definió como: “toda muerte que resulta inmediatamente de un acto positivo o negativo llevado a cabo por la propia víctima quien sabe que tal resultado ocurrirá”.
Algunos autores dicen que el suicidio es una muerte no natural, pero si decimos que el suicido se puede lograr por una omisión cambia la perspectiva. Por ejemplo: si alguna persona depende de medicamentos para poder sobrevivir, debido a una enfermedad, y esta los deja de consumir a voluntad propia y conociendo los riesgos, muchos dicen que esta será una muerte natural y aun así el sujeto contemplaba el suicidio.


Las causas pueden ser:

Hay innumerables causas del suicidio, pero en líneas generales tenemos:

Biológicas y genéticas: debido a que hay personas que parecen tener cierta vulnerabilidad hacia el suicidio y presentan un descenso en los niveles de serotonina en el líquido cefalorraquídeo. (La serotonina ayuda a inhibición de la ira, la agresión, la temperatura corporal, el humor, el sueño, la sexualidad, entre otros factores).

Por otra parte el estudio de los árboles genealógicos muestra cierta tendencia, aunque no se ha confirmado, y algunos descartan tal tesis.

Puede darse el suicidio por problemas sociales y psicoemocionales desarrollados a lo largo de la vida del individuo: según el psicoanálisis, el suicidio, puede ser, una causa del abandono vivido por los demás seres queridos e importantes en nuestra vida. Esto afecta, de manera importante, y conlleva a un desorden emocional y psicológico que hace contemplar el dejar de vivir.

Tipos de suicidio:

Suicidio consumado: conducta autodestructiva y autoinfligido que acaba con la muerte de la persona que lo lleva a cabo.

Suicidio frustrado: no llega a consumarse porque un imprevisto (algo con lo que no contaba el sujeto) lo interrumpe.

Intento de suicidio: daño autoinfligido con diferente grado de lesiones y de intenciones de morir. En este caso el sujeto se muestra muy dudoso.

Ideación suicida: como lo dice su nombre solo es una idea. La intención solo esta en su cabeza y un no la materializa.

Gesto y amenaza suicida: amenaza con hechos y palabras sobre una conducta autodestructiva que se llevará a cabo.

Suicidio colectivo: la conducta autodestructiva la llevan a cabo varias personas a la vez.

Suicidio “racional”: una persona que tras una larga enfermedad, (por ejemplo, que lo incapacite por completo), llega a la conclusión de que lo mejor que puede hacer es suicidarse. Este “suicidio racional” tiene un fuerte debate ético y moral.

Procedimientos empleados:

•Con heridas por armas de fuego. 
•Por electrocución. 
•Con precipitación o lanzamiento de altura. 
•Por asfixia mecánica por ahorcamiento. 
•Por envenenamiento. 
•Por sumersión. 
•Por degollamiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario